LA AVENTURA HUMANA APENAS ESTÁ EMPEZANDO

Archivo para 31 julio, 2010

WILLIAM SHATNER, EL MÍTICO CAPITAN KIRK

William-Shatner

Nacido el 22 de marzo de 1931 en Montreal, Quebec (Canadá), de la unión de Ann y Joseph Shatner, fue un estudiante aplicado en la escuela de negocios de la McGill University. Después de su paso universitario, Shatner no tardó en incorporarse al teatro profesional. Su primer trabajo, no obstante se desarrolló tras los escenarios: el joven graduado se convirtió de la noche a la mañana en subdirector del Mountain Playhouse de Montreal, trabajo administrativo que no dudaría en abandonar al poco tiempo hastiado del mismo. Renegando de su inicial vocación empresarial, el ex-ejecutivo ingresó, como actor suplente, en la Canadian Repertory Company de Ottawa, en cuyo seno generó su primer gran actuación: un aplaudido Henry V que la compañía presentó en el Stratford Shakespeare Festival de Ontario.

Esas primeras interpretaciones de textos clásicos, con ocasionales actuaciones al lado de actores de la categoría de Alec Guinness o James Mason, bastaron para que Bill pensara que lo suyo era el teatro clásico y que tanto Hollywood como la televisión no harían otra cosa que enturbiar su trayectoria. Con esto en mente, tomaría una decisión que, sin él saberlo, sería crucial para su incipiente carrera: aludiendo a la vacuidad del trabajo en Hollywood, el actor rechazó un suculento contrato de siete años que la 20th Century Fox plantó ante sus narices.

Pero, una vez aceptado que las ocasiones en que podría elegir un gran papel serían más que raras, y que era urgente obtener una cierta estabilidad financiera, Shatner inició su andadura en el cine, con intervenciones en Los Hermanos Karamazov (1958), “Vencedores o Vencidos” (1961), “Cuatro Confesiones” (1964) y un papel protagónico en el film de Roger Corman “The Intruder” (1962). Paralelamente, iba adquiriendo la categoría de Special Guest Star en medidas apariciones televisivas como en las series “The Twilight Zone”, “Thriller”, “The Outer Limits” o “The Man From U.N.C.L.E.” en un episodio donde compartió pantalla con su futuro compañero, Leonard Nimoy.

En 1966, un William Alan Shatner con cierto prestigio de actor capaz y esforzado pero algo limitado, recibió la oferta de rodar el segundo piloto de “Star Trek”. Su trabajo era dar al capitán del “Enterprise” la catadura necesaria para que la serie funcionara, algo en lo que Jeffrey Hunter había fracasado rotundamente. Will, muy cómodo en su rol de estrella invitada en diversos programas -que le ofrecía cierta libertad de acción y pingües ganancias- estuvo a punto de rechazar el papel, pero la insistencia de Gene Roddenberry y Bob Justman, productor con quien había trabajado en “The Outer Limits”, y su propio interés en la Ciencia Ficción acabaron convenciéndolo que el proyecto valía la pena.

Después del levantamiento de la serie en 1969, Shatner, en bancarrota a causa de un costosísimo proceso de divorcio con Gloria Rand (madre de sus tres hijas: Leslie,Lisabeth  y Melanie ), vivió sus más agrios días como actor: mientras su personaje perduraba en la mente de miles de fans, el actor subsistía aceptando cualquier cosa que cayera en sus manos, desde anuncios de margarina hasta infames películas de presupuestos cercanos al cero absoluto, situación que se prolongó por casi una década hasta que la Paramount y sus 44 millones de dólares destinados a una película, serie o telefilm de “Star Trek” (todavía no estaba definido) llegaron para rescatarlo del fondo del abismo. A pesar de no dejar contento a casi nadie, “The Motion Picture” significó la revalorización industrial del autor.

Los ochenta fueron buenos años: “Star Trek II, The Wrath of Khan” sirvió para que Shatner obtuviera la estrella N° 1762 del Hollywood Walk of Fame. Y gracias al aumento de su cotización, y a su consolidación como actor por la serie policial “T.J. Hooker”, pudo cumplir su sueño de ponerse tras las cámaras, cuando la Paramount lo contrata para la dirección y co-escritura del guión de “Star Trek The Final Frontier”. Esa experiencia le dió alas para encarar su proyecto más ambicioso: la creación de un universo totalmente nuevo de Ciencia Ficción.

En 1989 aparece “TekWar”, su primera novela, una fantasía violenta protagonizada por un policía del Siglo XXII que es condenado a 15 años de prisión en animación suspendida por un complot del que fue falsamente acusado, y que es liberado para emprender una cruzada contra los traficantes de una nueva droga sintética que está haciendo estragos en la población. Esto dio pie a una serie de 4 telefilms y una serie de televisión de 18 episodios donde se aseguró un rol fundamental: el del enigmático Walter H. Bascom.

A principios del Siglo XXI, el ya septuagenario actor vive una nueva plenitud interpretativa: Luego de ser nominado a un Emmy por su papel en la serie “3rd Rock from the Sun”, volver a los primeros planos cinematográficos junto a Robert DeNiro en el film “Miss Congeniality”, su papel recurrente del abogado senil Denny Crane en la Serie “The Practices” le dio la oportunidad de estelarizar un spin-off de dicha serie: “Boston Legal”. Casado por cuarta vez, luego que su anterior esposa, Nerine Kidd, falleciera trágicamente al ahogarse en una piscina, realiza eventos como “Splat Attack” y produce el anual Hollywood Charity Horse Show que recauda 1,25 millones de dólares al año que se destinan a beneficencia.

0000041981_20070810121726

El actor canadiense William Shatner, el popular Capitán Kirk de la legendaria nave estelar Enterprise de la serie de Star Trek, cuenta en el libro “Star Trek. Las películas” jugosas anécdotas de las mismas, cómo se convirtió en una estrella e incluso como vendía a los fans objetos del rodaje firmados por él.

Publicado por la editorial Alberto Santos Editor, el libro arranca explicando cómo se convirtió en una auténtica estrella, primero en los Estados Unidos y luego en el resto del mundo, a raíz del éxito de la serie televisiva que posteriormente se convirtió en otra saga de largometrajes.

“La NASA llegó a organizar una recepción en su honor, como si fuera un auténtico héroe de la carrera espacial, junto a astronautas de verdad y otros técnicos especializados de la Agencia norteamericana, fascinados por el comandante encargado de dirigir a la tripulación destinada a recorrer el espacio, la última frontera”, ha explicado a Efe el editor Alberto Santos.

Sin embargo, no todo fueron éxitos y homenajes. El propio Shatner, ayudado por el escritor Chris Kreski, reconoce en el libro que sus papeles cinematográficos, más allá de Star Trek, fueron pocos y “simplemente deplorables”, pese a que en los últimos años ha cosechado algunos galardones televisivos por su intervención en la serie “Boston Legal”.

El actor relata la frustración que sufrió durante muchos años por no poder escapar al éxito que le confirió el Capitán Kirk, papel que sólo la edad le obligó a abandonar definitivamente.

Santos recuerda el comentario malicioso de una actriz con la que compartía rodaje y que, tras sufrir Shatner un accidente en el plató, le recomendó que tuviera más cuidado: “a tu edad, podías haberte roto la cadera en esa caída”.

Además el actor reconoce que, al igual que otros compañeros de la serie, no supo administrar los beneficios económicos obtenidos, hasta el punto de que para completar sus ingresos cuando se terminaba una película recogía todos los materiales originales que podía (cartelera, metraje extra, complementos para los uniformes) para posteriormente venderlos firmados a sus admiradores en las convenciones de aficionados de Ciencia Ficción.

“Star Trek. Las películas” también recoge los enfrentamientos con el creador de la serie Gene Roddenberry, que planteó sucesivas demandas contra los productores porque, según Santos, “su idea de la serie se había quedado anticuada y no estaba de acuerdo con la forma en la que se estaba llevando a cabo”.

Su editorial, que tiene la franquicia para España de los libros de Star Trek, también publicará en las próximas semanas las memorias del otro actor fetiche de la serie, Leonard Nimoy, bajo el título de “Soy Spock”.

La mítica historia de aventuras espaciales se ha puesto de moda otra vez a nivel mundial gracias al reciente estreno de una nueva versión dirigida por J.J.Abrams y que reúne a una tripulación completamente renovada, integrada por actores distintos de los que protagonizaron las series televisivas y los largometrajes cinematográficos rodados hasta ahora.

images shatner

Anuncios